miércoles, 18 de marzo de 2009

Luz Valdivieso : Regreso con gloria, su mejor noticia


Dueña de una sensualidad que muchas quisieran, esta carismática actriz vuelve a adueñarse de las pantallas como la protagonista de la teleserie “Los exitosos Pells”, de TVN, después de pasar un tiempo de receso para dedicarse a su hija. Y su retorno ha sido tan exitoso como el título de su teleserie. Es que su talento, histrionismo y humor no podían pasar inadvertidos.



Estuvo fuera de las pantallas por decisión propia. Fue madre y quería dedicarse en un ciento por ciento a esa labor. María Tagle nació hace casi un año y desde entonces, Luz tuvo el privilegio de indagar en esa experiencia, aprendiendo de cada uno de los momentos vividos. Es por eso que asume con toda naturalidad que este año no le ha sido fácil separarse de su hija.

“En general soy intensa para todo en la vida... imagínate para esto. Me leí todo lo que encontré sobre embarazo y crianza. Fui a un curso de parto y prácticamente obligué a Marcial a ir conmigo. Después que nació, tomé unos talleres de crianza a los que íbamos juntos... En fin, a estas alturas de la vida siento que uno no tiene derecho a vivir la maternidad como si tuviera 18 años y se hubiera mandado un condoro. Nos vamos a equivocar miles de veces, pero quiero tratar de hacerlo lo mejor que pueda. Mi mamá dice que a los hijos uno los ama igual, lo importante es criarlos para que los ame el resto... Igual pensé que iba a ser mucho más maniática y aprensiva, pero me he sorprendido de mí misma. La maternidad ha hecho aflorar mucho mi intuición, he resultado ser bastante asertiva. Por ejemplo, pensaba que iba a ser súper jodida con la alimentación, y nada. Mi hija es muy Tagle: ya come prietas, ají, mariscos... y ¡le encanta!”.


Luz Valdivieso se casó con el actor Marcial Tagle el 3 de diciembre de 2005. Su historia estuvo cargada de toda la intensidad y dramatismo que alguien puede suponer. Lo de ella fue amor a primera vista y aunque Marcial al principio ni siquiera la miró, logró conquistarlo y formar una familia preciosa, no sin antes pasar por una serie de túneles.

Definitivamente, la de ellos es una relación que ha sobrevivido a todo y que hoy parece sólidamente construida. “En la primera etapa lo pasé pésimo. Vi a Marcial y lo elegí, pero él era un desastre en muchos aspectos y, además, no me quería nada... Me basureaba, me trataba pésimo, estaba mucho más preocupado de salir con los amigos que de mí, pero él me ha retribuido con creces todo lo que invertí en él. La verdad es que yo era la única que veía el hombre bueno que él era”, confiesa sentada en la terraza de su casa.
La resonancia que ha conseguido con su rol en la nueva teleserie de TVN, que partió liderando los ratings, viene sólo a reconocer el profesionalismo y talento histriónico de “la chica sexy de las teleseries nocturnas” de TVN.

Hija de un sociólogo y una historiadora, Luz se convirtió en la rebelde de su casa, en la líder comunista del colegio (Las Teresianas de Pedro de Valdivia), en la estudiante que abandonó sicología a los 20 años para dedicarse al teatro. Sin embargo, a lo largo de su vida, más bien siempre ha sido una mujer convencional.

–¿Eres realmente tradicional?

–Tengo de todo. Hay personas que viven de manera muy liberal, pero a las cuales en sus fundamentos les aparece la tradición. Yo creo que tengo un pensamiento liberal, soy tolerante, abierta y quiero que mi hija crezca en la libertad. Pero creo que vivo de manera tradicional, tengo una familia establecida, casa, perro…



Luz es inteligente, analítica, observadora, perceptiva y de una determinación impresionante. A la Valdivieso no le vienen con cuentos; es una luchadora de tomo y lomo. Cuando elige algo o a alguien, va por eso, así el mundo se le venga encima.
“Al principio me aterré”
“Yo estaba en la tranquilidad de mi hogar, demasiado alejada de las pistas, dedicada a la maternidad y me llamaron de TVN para hacer este rol y poder trabajar con los actores que más admiro. Al principio fue de terror llegar de protagonista, pero ha sido mucho más fácil de lo que imaginé, igual tuve mis momentos de crisis, donde me sentí observada, es un grupo muy comprometido con la teleserie, entonces te opinan mucho. Hoy me parece una metodología mucho más interesante. Yo siempre me he leído las teleseries completas, eso tiene que ver con la formación teatral, porque el producto funciona si todo funciona”. Asume que está feliz, porque se entretiene mucho con el guión.

–¿Cómo ha sido la responsabilidad de asumir el protagónico de ese elenco?
–Al principio me aterré. Sentía que era mucha la responsabilidad. De hecho, en la primera reunión que tuve en el canal con el director y el productor, yo les decía que mejor pusieran a otra niña más conocida. Me daba miedo que, si a la teleserie le iba mal, dijeran, “nos equivocamos al poner a la Luz” o “a la gente no le gusta tanto”… Después trabajando te das cuenta de que el éxito depende de tantas cosas, que podrían poner a perico con un buen elenco, una buena historia, campaña… Y puede ser un éxito.

–¿Te pesa la reputación de la Claudia di Girólamo, que por años fue “la” única protagonista?
–Antes quiero aclarar que ella muchas veces no ha sido la protagonista, así que no es la primera vez. Para mí, era un alivio que ella estuviera y tuviera un personaje importante, porque la gente la quiere mucho. Igual me daba un poco de miedo trabajar con ella, y con otros del elenco, porque son actores a los que uno admira y respeta mucho, entonces no sabía si iba a estar a la altura.

–¿Ha sido generosa contigo?
–Mucho. Al principio me costó entender cómo trabaja, no sólo ella, sino todo el elenco, porque te dicen cosas y participan del trabajo del otro. Después entendí que es porque se comprometen mucho con la teleserie, quieren que quede bien. Imagínate lo agradecida que puedo estar de recibir consejos de la que considero la mejor actriz de este país…
La experiencia de la maternidad

El camino de Luz para ser madre fue largo. Tuvo dos pérdidas que la llevaron a temer no lograrlo. “De hecho, los tres primeros meses que me quedé embarazada, no me ilusioné, por eso el 2008 fue un regalo ”.

–¿Cuál era el diagnóstico?


–No sé, el corazón no latía bien a las ocho semanas y eso significa que el embrión no sobrevive. La verdad es que a la tercera de un aborto retenido, te hacen un examen genético, pero la segunda vez me lo hicieron, pero no era así. Por suerte. El segundo era hombre, muy triste, pero bueno, después me desconecté, yo funciono un poco así, no podía seguir llorando… Saqué la pena trabajando.
Igual asume que su fertilidad es buena, en un año y medio se quedó embarazada tres veces. “Finalmente, la tercera es la vencida. Me hice un test, estaba embarazada, pero no me acuerdo de esas semanas. Bloqueé cualquier sentimiento hasta las ocho semanas de embarazo. Es muy fuerte ilusionarse, sobre todo cuando mis experiencias pasadas no habían sido buenas”. Finalmente salió todo bien. “No me acuerdo, hasta que vi a la María en la ecografía del tercer mes. Cuando se movió, me emocioné. La verdad es que me relajé cuando vi la cara de mi doctor”.
Luz confiesa que durante todo ese tiempo, ella le rezó mucho a sus santos, se vio el tarot, etc., entonces tenía la certeza que le iba a resultar. “Después, nunca más tuve miedo. Disfruté todo mi embarazo…”.

–¿Cómo fue tu año fuera de las pantallas?
–La verdad es que la vida cambia, igual que la frase cliché, y cambia para bien. La María vino a llenar un vacío que nosotros teníamos y la verdad es que la estábamos esperando hace tanto tiempo. Mi sensación es que el embarazo duró dos años, entonces había un espacio en medio de nuestra cama para ella. Soñábamos con eso. Y apareció esta personita preciosa.

–¿Cómo fue el proceso de apego con María?

–El apego es un proceso que parte en el embarazo, tiene un momento muy especial durante el nacimiento, en que la tuve una hora en mi pecho piel con piel antes que el pediatra la tomara, pero que yo creo que aún no termina. Las vacaciones que tuve en febrero, después de volver a trabajar, también reforzaron nuestro apego.



Fuente : Revista Cosas

No hay comentarios: